El Biewer a la Pom Pom es una buena opción a la hora de elegir un compañero canino, pues aunque es una raza relativamente nueva, tiene unas características propias bien definidas. Con mucha personalidad, los Biewer Yorkie son sumamente nobles y poseen un innato sentido del compañerismo para con los humanos.

Un poco de historia

Gertrude y Werner Biewer quienes tenían un establecimiento canino en Hansbruck, Alemania, fueron los primeros que se dedicaron a partir del año 1984, a la cría de ejemplares de Biewer a la Pom Pom, producto de una recesión genética que había provocado un cambio en el manto de los Yorkshire Terrier (lo que les da un color blanco muy característico) y terminó afianzándose como raza propiamente dicha.

Hoy en día esta nueva raza es mundialmente conocida y se ha hecho un lugar entre las más cotizadas y solicitadas del momento, por lo que es importante conocer los estándares de pureza del Biewer Terrier, que no es un híbrido entre el Yorkshire y el Bichón Maltés.

Si bien se les sigue llamando Biewer Yorkshire Terrier, Yorkshire Biewer, Biewer Yorkie y/o Biewer Yorkie Terrier, por ser razas cercanas, los criadores, clubes y compañeros de vida de los Biewer a la Pom Pom desean desvincularse de la palabra Yorkshire. El principal motivo es que, mediante pruebas de ADN, se ha comprobado que ambas razas poseen genotipos completamente diferenciables y por tanto pedigríes exclusivos y excluyentes.

Características físicas del Biewer Terrier

El Biewer a la Pom Pom es un perro de tamaño muy pequeño (de hecho está considerado un perro miniatura y es muy similar en tamaño al Yorkie, con un peso de entre el 1,5 kg medio y los 3.5 kg de adulto. Tiene un pelaje brillante, muy suave, abundante, liso y sedoso que requiere un cuidadoso peinado diario y un control profesional de su largo.

El color del Biewer tiene características muy específicas que lo diferencian de los Yorkshires: las patas y los pies siempre sin excepción deben ser blancos sin mezcla alguna (así como su vientre, cuello, barbilla, pecho y la punta de la cola). El cuerpo deberá tener una mezcla del mismo blanco únicamente con negro o el llamado azul acero.

En la cabeza de un Biewer Yorkie se le unen a los anteriores colores, el dorado, que suele ser preeminente, aunque está bien visto encontrar una mezcla de los tres, siempre que el blanco esté presente únicamente en la nariz.

Físicamente es un animal muy bien proporcionado, de huesos finos y ligeros, con una estructura más bien cuadrada y compacta pero sin perder jamás la armonía. Su altura a la cruz (se mide con el animal erguido desde la pata delantera hacia el cuello, exactamente donde termina ésta y comienza el lomo) es de 22 centímetros y no puede tener un peso superior a los 3,5 Kg.

Los Biewer a la Pom Pom tienen ojitos redondos de un profundo y oscuro color marrón y su mirada es la típica de los Terrier: alerta, vivaz, expresiva y sumamente inteligente. Sus orejas deben permaneces siempre bien erguidas, tener un tamaño proporcional y acorde con su cara y apariencia de V invertida rematadas por un ápice puntiagudo.

El hocico debe guardar la proporcionalidad de 1 a 3 con el cráneo (es decir, que debe medir un tercio del mismo), de lo contrario dejaría de parecer un “peluche”. Tanto los labios como la nariz deben ser de un uniforme color negro y no debe existir prominencia del maxilar inferior (también llamado prognatismo).

La cola del Biewer Yorkie nunca debe ser cortada y tendrá gran cantidad de pelo, debe cuidarse que no esté ni más alta ni más baja, sino que siga la línea exacta del lomo; sus patitas deberán ser finas, rectas y siempre cubiertas en su totalidad de un brillante y abundante pelo de color blanco.

El carácter del Biewer Terrier y el Yorkshire, escasas diferencias

El Biewer a la Pom Pom es un animal de compañía por excelencia. Por ello, hay pocas diferencias con el Biewer Yorkshire: es protector, expresivo, desconfiado de todo lo extraño y muy amigable. Además de ser vistoso y elegante, aprenderá en la medida que lo eduquemos a controlar el impulso de sobreproteger su hogar y a los suyos. Se adapta a convivir con otras mascotas, en cuanto se cerciora de que no son una amenaza y seran amigos para siempre.

Como el Yorkshire Terrier, el Biewer es un peluche juguetón e inquieto siempre dispuesto a disfrutar al máximo de cada momento de esparcimiento, por lo que es aconsejable sacarlo a pasear cuando se pueda, permitiéndole así estimular sus sentidos y ejercitarse. ( pero no necesariamente a diario).

Como todo perro de tamaño pequeño, si en la familia hay niños de menos de 10 años, habrá que educarles para que muestren respeto y cuiden a los animales, y enseñarles especialmente cómo controlar a su cachorrete cuando este más nervioso. Además, tanto en los Biewer a la Pom Pom como en el caso del cachorro de Yorkshire, una caída puede resultar fatal, debido a su reducida constitución y a la fragilidad de sus huesitos.

webpDiferencias principales entre el Biewer a la Pom Pom y el Yorkshire Terrier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *